El efecto Golem y su impacto

Al igual que el efecto Pigmalión, el efecto Golem hace referencia a una ‘profecía autocumplida’. Sin embargo, en este caso, lejos de representar el efecto positivo de la sugestión, nos habla de todo lo contrario: su poder destructivo.

La sombra del efecto Golem

En la mitología judía, Golem era una tosca figura de barro y arcilla, que fue creada para servir y ayudar. De algún modo, su amo sospechaba que Golem se volvería en su contra en el futuro. Y así fue. Repentinamente su comportamiento pasó a ser agresivo y destructor, lo que generó la necesidad de acabar con él.

Al contrario que Galatea, a la que Pigmalión creó con esmero y mimo, al esculpir a Golem no pusieron mucho interés… Prácticamente, se trataba de una amalgama de barro, sin rasgos faciales que le dieran un cariz humano. Su aspecto era monstruoso. Galatea nació del amor (y de hecho Afrodita fue quien le insufló el soplo de la vida), en cambio Golem surgió solo de la necesidad de servicio… y además, nunca esperaron demasiado de él.

Lo mismo exactamente sucede con las personas. Cuando alguien cree en ti, floreces al más puro estilo Galatea. Si en cambio, percibes que el otro tiene tus capacidades y actitudes en baja estima, los resultados que logres pueden ser hasta un 23 por ciento peores.

El efecto Golem ha sido estudiado en los entornos académico y laboral, obteniendo conclusiones sorprendentes. Creo que todas lo hemos vivido alguna vez en primera persona, o al menos hemos sido testigos. ¿Recuerdas esas ocasiones en las que parece que un profesor tiene manía a un estudiante y «casualmente» el desempeño de éste comienza a empeorar? Lo mismo sucede en millones de oficinas. No hay nada peor que tener un mal jefe que no es capaz de ver el potencial de sus empleados. Al final, se trata de un círculo vicioso: Cuando esperan poco de ti, te desmotivas, te dejas de esforzar, rindes menos… Y tu superior refuerza la creencia de que tu capacidad o interés es mínimo (pero en el fondo es él quién está provocando tu actitud)

Golem y Pigmalión en coaching y astrología

Tanto el efecto Golem como el efecto Pigmalión radican en el inmenso poder de la sugestión. Y aunque en nuestro idioma, dicho término suele tener connotaciones negativas que lo vinculan a la manipulación, en realidad la sugestión es algo neutral.

Sugestionar implica dirigir el pensamiento, y por tanto, modificar la actitud. Es una técnica muy empleada en la hipnosis para lograr transformar hábitos (dejar de fumar, mejorar la alimentación, etc)

Por tanto, ser sugestionable es algo muy positivo si te sirve para reforzar creencias potenciadoras… O para tomarte en serio a quién es capaz de ver el diamante en bruto que alojas en tu interior. Sin embargo, se trata de un atributo negativo si donde llevas el foco es a los problemas, a la negatividad y a la baja estima que otras personas te tienen.

Cuando tu profesión implica acompañar a otros en el desarrollo de su potencial (como es el caso del coaching o la consultoría astrológica de enfoque psicológico) es imprescindible que adoptes el rol de Pigmalión en lugar del de Golem. Tu misión es ser capaz de ver lo mejor que hay en el otro e impulsarle a creer en sí mismo, no golpear su autoestima y llenarle de inseguridad. Si eres capaz de ver la grandeza interior ajena, estás facilitando el logro de sueños y multiplicando las probabilidades de éxito.

Por el contrario, si por alguna razón, nuestro concepto de la otra persona no es tan positivo como debiera, lo honesto es decirle que no somos un buen match y recomendarle a otro profesional con quien tenga una mayor conexión. Al trabajar con alguien en quien «no creemos», aunque no se lo digamos abiertamente, lo va a percibir. Y esto minimizará sus oportunidades de llegar a la meta. Sería muy egoísta hacer como si no pasara nada.

Para aprender a integrar el simbolismo astrológico en el acompañamiento empoderador de otros (cual Pigmalión) te invito a inscribirte gratuitamente aquí y participar en el mini curso de octubre.

Y ahora cuéntame… ¿Te has encontrado con algún Golem por el mundo? 😉

Deja un comentario

Suscríbete hoy a nuestra newsletter para mujeres empoderadas y descubre qué arquetipos determinan tu relación con el dinero y cómo alinearte con ellos para construir una vida más rica en todos los sentidos.