La vida en clave simbólica

Si empiezas a considerar tu vida como si fuera un camino arquetípico, eventos para los que antes no encontrabas un sentido empezarán a cobrarlo como por arte de magia.
Así te será más sencillo extraer un aprendizaje y asimilarlo.

El arquetipo de la heroína: Tu guerrera interior

Descubrir la esencia del arquetipo de la heroína es esencial para cualquier mujer comprometida a tomar las riendas de su existencia. Y es que normalmente, identificamos al héroe con una figura masculina, por lo que resulta difícil hacer la transición y dilucidar qué tipo de rol desempeña una mujer guerrera.

El arquetipo de la Reina: Tu grandeza interior

Conocer el arquetipo de la Reina en profundidad puede llevarte a descubrir aspectos de tu propia naturaleza que te sorprenderán y te traerán mucha luz.
Bajo mi punto de vista, la Reina es un arquetipo realmente interesante para cualquier mujer que desea empoderarse y que por ello, ha zarpado en la búsqueda de sí misma.

La abundancia está en tu mente

¿Quieres ganar más dinero y vivir de manera abundante, realizada y plena? Entonces, lo primero que necesitas hacer es trabajar tu mentalidad.
Si de verdad estás comprometida a terminar de una vez por todas con tus problemas económicos, hace falta que comprendas la dimensión emocional del dinero y asumas que mejorar tu economía pasa por dedicar tiempo y esfuerzo a tu Desarrollo Personal.

Psicología del hater

¿Sabías que tus haters posiblemente sean tus mayores fans? Reflexiónalo. En el fondo tiene lógica… Al contrario de lo que solemos pensar, lo opuesto al amor, NO es el odio, sino la indiferencia. Por eso decimos que del amor al odio, tan sólo hay un paso. Lo que le sucede al hater es que no sabe canalizar correctamente sus pasiones.

¿Qué bloquea tu abundancia?

Creo firmemente (y lo creo porque la vida me ha demostrado que así es) que la abundancia es un estado interior. No se trata de cuánto tengas, sino de cómo te sientas. Al final, cómo nos sentimos determina nuestra vibración. Y atraes lo que vibras, ¿recuerdas? Por eso, si deseas abrirte a la prosperidad, no te hace falta jugar a la lotería. Más bien, lo que necesitas es trabajar en ti.